¿Jeffrey MacDonald mató brutalmente a su esposa e hijas embarazadas, o la policía se llevó al tipo equivocado?

El ex boina verde Jeffrey MacDonald afirmó que una pandilla de imitadores de la familia Manson enloquecidos por el ácido asesinó brutalmente a su esposa embarazada y dos hijas en 1970, pero luego fue declarado culpable.

Jeffrey Macdonald

Steve Liss / The LIFE Images Collection / Getty ImagesJeffrey MacDonald tras las rejas en la penitenciaría federal de Terminal Island.

Jeffrey MacDonald lo tenía todo. El cirujano del ejército de los EE. UU. No solo se casó con su novia de la escuela secundaria, sino que también tuvo una carrera floreciente, dos hermosas hijas jóvenes y un hijo en camino. Sin embargo, su sueño americano se convirtió repentinamente en una pesadilla en 1970 cuando su familia fue encontrada brutalmente apuñalada en su casa.



Como único superviviente, MacDonald afirmó que una misteriosa rubia hippie supervisó a tres intrusos masculinos que asesinaron a su familia. Pero su historia se desmoronó bajo el escrutinio y fue acusado de matar a su familia. A los investigadores les pareció que MacDonald había montado la escena, inspirado por la reciente Familia Manson asesinatos para culpar a los hippies de su crimen.



mayor atraco en la historia de Estados Unidos

Trágicamente, las comparaciones con el asesinato de Sharon Tate fueron sorprendentes. No solo la palabra 'cerdo' había sido garabateada en la cabecera del dormitorio con la sangre de su esposa, sino que ella y su bebé por nacer estaban muertos.

Actualmente cumpliendo tres cadenas perpetuas por sus asesinatos, MacDonald continúa manteniendo su inocencia incluso mientras una nueva serie documental profundiza en su caso.



Jeffrey MacDonald: El chico del cartel del sueño americano

Nacido como Jeffrey Robert MacDonald el 12 de octubre de 1943 en la ciudad de Nueva York, el médico novato creció en Patchogue, Long Island. Amigos desde la escuela primaria, él y Colette Stevens empezó saliendo en la adolescencia, y se puso serio durante la universidad.

Dos años después de los estudios de licenciatura de MacDonald en Princeton, Stevens quedó embarazada. En el otoño de 1963 decidieron casarse y en abril del año siguiente nació su hija Kimberly.

Allard Lowenstein y Jeffrey Macdonald

Archivo Bettmann / Getty ImagesEl representante Allard Lowenstein apoya la afirmación de MacDonald de que el ejército lo acusó injustamente y estaba tratando de encubrir su error.



La familia se mudó a Chicago después de que MacDonald fuera aceptado en la Facultad de Medicina de la Universidad Northwestern. Su segundo hijo, Kristen, nació en mayo de 1967. A pesar de las cargas económicas de la joven familia, las cosas importantes parecían seguras.

MacDonald se dio cuenta después de graduarse en 1968 que el Ejército de los Estados Unidos podía ayudarlo a avanzar en su carrera, y no se equivocó. Poco después de mudarse a Fort Bragg, Carolina del Norte, fue nombrado Cirujano de Grupo de los Boinas Verdes.

A fines de 1969, todo parecía estar en orden. Colette se sintió aliviada al saber que su esposo no estaría destinado en Vietnam, y toda la familia se alegró mucho al saber que estaba embarazada por tercera vez. Lamentablemente, la familia no sobreviviría el próximo año.



Los asesinatos de Copycat Manson

Después de las 3 a.m. del 17 de febrero de 1970, los despachadores de Fort Bragg recibieron una llamada de emergencia de la dirección 544 de Castle Drive de MacDonalds. MacDonald dijo que había habido un 'apuñalamiento' y pidió una ambulancia. Cuatro agentes de la Policía Militar (MP) llegaron a las 4 a.m. para encontrar una escena del crimen indescriptible.

El socorrista Kenneth Mica descubrió los cuerpos, con MacDonald herido pero vivo junto a su esposa golpeada y sin vida.



Policía militar y perro fuera de la casa de Jeffrey Macdonald

Imágenes de Bettmann / GettyEl perro de un vecino y los guardias del Ministerio Público asegurando la propiedad de MacDonald.

Colette MacDonald, de 26 años, había sido apuñalado casi cuarenta veces con un picahielos y un cuchillo, mientras que 'cerdo' estaba garabateado en la cabecera de su cama con su propia sangre. Kristen, de dos años, tenía 33 heridas de cuchillo y 15 de picahielos en el torso, mientras que Kimberly, de cinco años, murió apaleada.

MacDonald solo tenía una puñalada, que el cirujano del hospital describió más tarde como una incisión 'limpia, pequeña y afilada' que hizo que su pulmón izquierdo colapsara parcialmente. Después de que Mica actuara boca a boca, MacDonald volvió en sí.

MacDonald reclamado que su hija Kimberly mojó su lado de la cama, lo que lo llevó a dormir en el sofá. Se despertó con el sonido de los gritos y encontró a tres intrusos masculinos supervisados ​​por una mujer rubia. Desesperado por salvar a su familia, dijo que se defendió hasta que lo apuñalaron y lo golpearon hasta dejarlo inconsciente.

Dormitorio para niños de Jeffrey Macdonald Home

Imágenes de Bettmann / GettyEl dormitorio de Kristen y Kimberly MacDonald, pocas horas después de que fueran asesinados.

MacDonald afirmó que la misteriosa mujer rubia que supervisó los asesinatos vestía un sombrero flexible y botas de tacón alto y sostenía una vela mientras gritaba: “El ácido es maravilloso. Mata a los cerdos '.

Mica recordó haber visto a una mujer que encajaba en esta descripción mientras se dirigía a la escena, pero dijo que la División de Investigación Criminal del Ejército (CID) omitió esto durante su investigación posterior. No se intentó localizar a la mujer esa noche.

Juicio de Jeffrey MacDonald

El interrogatorio de cinco meses del CID (conocido como audiencia del Artículo 32) comenzó en abril, con la intención de los funcionarios de usar solo evidencia física y las declaraciones del propio MacDonald para formarse su punto de vista.

En última instancia, concluyó que las heridas de MacDonald fueron autoinfligidas y su historia completamente inventada. No solo la sala de estar show pocos signos de lucha, pero las armas homicidas se encontraron fuera de la puerta trasera. Los guantes quirúrgicos utilizados para garabatear 'cerdo' en la cabecera eran idénticos a los que MacDonald guardaba en su cocina.

La rubia que cantaba, mientras tanto, no había sido encontrada.

Mildred Kassab y Alfred Kassab

Archivo Bettmann / Getty ImagesLa afligida madre Mildred Kassab llora por su hija mientras la escoltan a la capilla conmemorativa JFK para verla enterrada.

Aunque el Ejército de los Estados Unidos acusó formalmente a MacDonald de los asesinatos, el coronel Warren Rock recomendó que se retiraran los cargos. Afirmó que no había pruebas suficientes, mientras que el abogado defensor civil Bernard Segal argumentó que el CID había manejado incorrectamente la escena, y que sospechosos alternativos como la drogadicta local Helena Stoeckley, que se cree que es la mujer rubia en la escena, continuaron deambulando libremente.

Jeffrey Macdonald durante la absolución

Imágenes de Bettmann / GettyMacDonald a finales de 1970 después de que el Ejército lo absolviera de todos los cargos.

Liberado y dado de baja honorablemente por el ejército, MacDonald parecía estar libre de problemas. Incluso sus suegros Mildred y Freddie Kassab le creyeron y testificaron en su audiencia. Pero, poco después de que MacDonald se mudó a Long Beach, California para continuar su carrera en el St. Mary Medical Center, la situación cambió una vez más.

Los afligidos padres de Colette empezaron a sospechar después de una llamada telefónica en noviembre de 1970 en la que MacDonald afirmó haber encontrado y asesinado a uno de los intrusos. Y, en apariciones en los medios como su entrevista en El show de Dick Cavett Mientras tanto, MacDonald parecía sospechosamente tranquilo.

Después de leer la transcripción completa de su audiencia del Artículo 32, los Kassabs estaban convencidos de que la historia de MacDonald no cuadraba. Freddie Kassab y los investigadores del CID regresaron a la escena del crimen en 1971 para contrastar las afirmaciones de MacDonald con la evidencia y encontraron su narrativa inverosímil.

Kassab presentó una denuncia penal de un ciudadano en abril de 1974, solicitando a un tribunal federal que convoque a un gran jurado y determine si MacDonald puede ser acusado. Tuvieron éxito y un gran jurado acusó a MacDonald de asesinato al año siguiente.

¿Cómo murieron realmente Bonnie y Clyde?
Jeffrey Macdonald posando en la prisión de Terminal Island

Bob Riha Jr./Getty ImagesMacDonald en la prisión Terminal Island de Los Ángeles, donde Charles Manson había pasado gran parte de su juventud.

Jeffrey MacDonald fue procesado en mayo de 1975 y se declaró inocente. También intentó que el caso fuera desestimado, alegando doble incriminación e iniciando un proceso de apelaciones que retrasaría su juicio durante años.

En 1978, el caso de MacDonald llegó al Tribunal de Apelaciones del Cuarto Circuito, que lo rechazó. Intentó llevar su caso al Tribunal Supremo en 1979, pero se negaron a revisar la decisión del tribunal inferior.

A continuación, su juicio en Raleigh, Carolina del Norte, presidido por el juez Franklin Dupree, comenzó el 16 de julio de 1979. La acusación, encabezada por James Blackburn y Brian Murtagh, argumentó que MacDonald organizó la escena del crimen para culpar a los hippies. Introdujeron un número de 1970 de Esquire encontrado en la casa de MacDonald que contiene un relato detallado de la Asesinatos de Sharon Tate para sugerir que había creado una historia de imitación basada en los crímenes de la familia Manson.

Además, un técnico de laboratorio del FBI recuperó cómo MacDonald afirmó que se defendió de los ataques de los intrusos, y demostró que su testimonio contradecía la evidencia. Más notablemente, los agujeros en la camisa que MacDonald había estado usando parecían demasiado lisos y claros para indicar defensa propia. Además, los registros médicos de MacDonald mostraban que no tenía heridas defensivas en los brazos o manos que coincidieran con el presunto ataque.

A continuación, la defensa decidió llamar como testigo a la presunta mujer rubia Helena Stoeckley. Esperaban obtener una confesión, pero ella declaró firmemente que nunca había estado dentro de la casa de MacDonald, contrariamente a las afirmaciones anteriores que supuestamente hizo a los abogados defensores durante las audiencias de testigos.

Otros testigos afirmaron que Stoeckly había confesado en varias ocasiones que pensaba que podría haber estado presente durante los asesinatos. Supuestamente le dijo a una persona que recordó la celebración una vela que goteaba sangre. Desafortunadamente para MacDonald, nunca admitiría ningún recuerdo de su participación en los asesinatos en la corte.

Al final, el propio MacDonald subió al estrado. Negó rotundamente todos los cargos, pero se quedó sin palabras durante el interrogatorio de la fiscalía. A pesar de la falta de motivos y sin antecedentes de violencia, MacDonald fue condenado por los asesinatos en segundo grado de Colette y Kimberly, y el asesinato en primer grado de Kristen.

Fue declarado culpable y condenado a tres cadenas perpetuas el 26 de agosto de 1979. Pero a pesar de que Jeffrey MacDonald ha pasado décadas tras las rejas, su caso no parece estar cerrado todavía.

Continúa el caso de Jeffrey MacDonald

MacDonald invitó al autor Joe McGinniss a escribir un libro sobre el caso antes de que llegara a un veredicto. El escritor tuvo pleno acceso al juicio y se mostró comprensivo. Sin embargo, en lugar de la firme defensa que MacDonald esperaba, el bestseller de 1983 Una visión fatal lo describió como 'un psicópata narcisista'.

MacDonald demandó a McGinniss por fraude en 1987, con un juicio nulo que los llevó a llegar a un acuerdo extrajudicial por $ 325.000. Luego, en 2012, el defensor más famoso de Jeffrey MacDonald, el cineasta Errol Morris, estaba tan intrigado por el caso que escribió el libro de 500 páginas. Un desierto de error .

Tráiler oficial de la serie documental de FX Un desierto de error .

Desde que se adaptó a una serie documental del mismo nombre dirigida por Marc Smirling, el proyecto tiene como objetivo detallar cuánta evidencia cree Morris que se perdió, se manejó mal o evidentemente poco confiable desde el principio.

Sin embargo, los críticos del libro dicen que, si bien presenta una imagen emocional de un hombre juzgado injustamente por los medios de comunicación, escoge las pruebas e ignora en gran medida las pruebas físicas que llevaron a la condena de MacDonald en 1979. Además, gran parte de lo que Morris presenta como nueva evidencia ya estaba incluido en el juicio que condenó a MacDonald.

Pero de la evidencia que presenta Morris, quizás la más convincente sea la pieza citada en la apelación federal de MacDonald de 2017.

imagenes del viejo oeste

No solo se descubrieron tres cabellos en la escena del crimen que no coincidían con el ADN de la familia, sino que una declaración jurada reveló que Blackburn supuestamente había amenazado Stoeckley para no decir la verdad en la corte.

Si bien ninguno de los pelos encontrados en la escena coincidía con el ADN de Stoeckley o con el de cualquiera de sus asociados conocidos, MacDonald sostiene que demuestran algo más esencial para su libertad: que alguien más estuvo allí esa noche.


Después de conocer el caso del asesino convicto y cirujano del ejército de los EE. UU. Jeffrey MacDonald, lea sobre John List, quien mató a su familia a sangre fría y luego desapareció durante 18 años. Entonces, conoce Christopher Scarver - el hombre que mató al caníbal Jeffrey Dahmer.